Activación de los 13 Pilares de la Consciencia, Tercer Pilar: RESPETO

by / Tuesday, 07 July 2015 / Published in Pilares de la Consciencia

Ingresamos una vez al Templo interior sostenido en el corazón de la Madre Tierra. Este espacio desde el cual se irradian las energías vivas de los Lenguajes Sagrados de la Luz para sostener el entramado de energía e información Planetaria. 

 En este espacio cada Ser Humano y cada Ser viviente de la Tierra tiene un lugar Sagrado reservado, en el cual, la impronta Divina de su existencia se encuentra plasmada como una huella imborrable que habita en el corazón de la Tierra. En este espacio Todos los habitantes de la Tierra son UNO y sus energías fluyen, creando matrices energéticas que conforman los cimientos de la Vida y la interacción. Este es el corazón de la Tierra donde toda la Vida tiene su origen. Donde los Lenguajes de la Luz habitan sosteniendo cada partícula de consciencia e información que tomara forma en algún momento de la existencia. En este espacio todo Es, todo ha sido y todo Será. 

 Somos los Elohim y somos los guardianes de esta Tierra. 

 Estamos aquí desde el inicio de los Tiempos. Nuestra misión ha sido transportar la energía viva de los Lenguajes de la Luz y darle forma en los planos físicos. Somos aquellos que se encargan de custodiar a los Devas y Elementos en el proceso de la creación. Somos aquellos que ordenan la información y la plasman como memoria viva en cada Ser viviente. Las Plantas, los Árboles, las Flores, Cristales y piedras mantienen una comunicación constante y continúa con nuestra consciencia.

 Somos aquellos que les hablan a través del amanecer y el atardecer, en ese momento en el que la Madre Tierra irradia la Luz de la sinfonía del Amor por la creación, desplegando amorosos matices en el cielo y la Tierra.

 Los Elohim provenimos de la Undécima Dimensión y nuestra misión a nivel Planetario es la de instaurar las Redes de la Información, de manera que pueda producirse el intercambio de energía a través de los distintos Planos. Nosotros como colectivo hemos creado el Patrón energético para el cuerpo de Luz de cada Ser vivo en la Tierra y nos encargamos de sostener la vibración del sonido que se mueve a través de la Red Cristica Planetaria. 

 En este espacio en el cual habitamos, en el corazón de la Madre Tierra, se encuentran resguardados los Registros de la historia de la humanidad y somos nosotros quienes los liberamos entregándolos a sus guardianes en la superficie: Las Ballenas. 

 Nuestro lenguaje y la Matriz viva de estos Registros habitan en los hielos de la Antártida y es desde ahí que se libera toda la información.

 El ser humano posee un intrincado sistema energético, creado para albergar toda clase de información y ante todo, una conexión permanente con el universo y los múltiples planos dimensionales. Este sistema energético es sostenido por el cuerpo de Luz y por el ADN y tiene la capacidad para procesar cantidades insospechadas de datos a la velocidad de la Luz.

Sin embargo, este sistema energético ha permanecido en un estado de inactividad parcial durante los últimos 13 mil años, impidiéndoles mantener la consciencia despierta y obligándoles a olvidar la esencia real de su Ser. Es momento de reactivarlo.

 Este sistema se conforma por largas bandas de Luz, que desde la perspectiva multidimensional son cuerdas de resonancia, equipadas con la estructura energética necesaria para vibrar como un instrumento musical.

 Este sistema energético de bandas o fibras de Luz se encarga de producir el principio de la resonancia en los seres humanos y verdaderamente es el encargado de generar la atracción que siente los unos con los otros. Este sistema funciona bajo todas las leyes de la Luz y particularmente aquello que lo mueve es la Ley de la Atracción, impulsada por la vibración resonante.

 Es decir, lo igual atrae a su igual, por principios energéticos en los que participa incluso la gravedad y todo ello es impulsado por la vibración que se mueve a través de ese sistema de Bandas energéticas.

 Tu envías a través de la vibración que es sostenida por tus pensamientos y emociones, una frecuencia que se mueve a través del intrincado sistema energético de Bandas que une y conecta a toda la creación. Esa información que tú emites es recibida por otros cuerpos y consciencias, generando una inevitable atracción. Todos esta conectados a través de este sistema, que más allá de ser planetario es cósmico. Incluso nosotros y los seres de Luz de otras dimensiones nos comunicamos con ustedes irradiando y generando impulsos que contienen información a través de este sistema de bandas. 

 Este sistema crea y es la base del cuerpo de Luz, se mueve a través del cuerpo físico y es la base de la Red neuronal del cerebro. 

 Por si mismo este sistema es suficiente para que cada ser humano viva y experimente la conexión multidimensional. Es capaz de canalizar información y proveer al ser de todo aquello que pueda necesitar. Sin embargo, a consecuencia de la desconexión y fundamentalmente de la consciencia de separación que es sostenida por los seres humanos, este sistema funciona para ustedes únicamente en un 10% de su total capacidad. 

 Sumado a ello, los puntos de anclaje de este sistema se encuentran atrofiados y es por ello que al Ser Humano le cuesta tanto comprender la verdad de su existencia y acceder al flujo infinito de luz, amor e información. 

 Esos puntos físicos que se encargan de sostener a este sistema energético de bandas de Luz, son las articulaciones del cuerpo. 

 Si, el cuerpo físico es una parte fundamental, sino es que la más importante del despertar espiritual y la consciencia. Pues es desde el cuerpo físico que en esta dimensión se accede a todo el potencial. 

 En la antigüedad, en civilizaciones como lo fueron MU, Lemuria y Atlántida, se honraba al cuerpo físico como vehículo de acceso a la divinidad. La forma más Sagrada de acceder a todo su potencial era a través de la energía y el acto sexual, este era considerado un Portal de acceso estelar que activada todos los circuitos del cuerpo de Luz. 

 Incluso en Egipto, Perú y México, lugares donde tras la caída de Atlántida se establecieron civilizaciones cuya simiente era Atlante Lemuriana, la vía de acceso a la iluminación continuaba siendo la energía sexual y el acto en si mismo. 

 Con el paso de las eras, la manipulación y el miedo en el que el ser humano  sumergió su consciencia, género que se comenzará a vivir en la esclavitud mental, emocional y sexual. Perdiendo de esa forma todo contacto con la Luz y la multidimensionalidad.

 Esto género que se distorsionará la información que el cuerpo físico sostenía. Las emociones que comenzaron a gobernar eran el miedo y el dolor, con ello, el cuerpo físico comenzó a atrofiarse, reduciendo drásticamente su vibración y con ello limitando la cantidad y la calidad de la información que era capaz de canalizar. 

 A consecuencia de ello, el ser humano olvido. Se perdieron en el dolor y la ignorancia y el cuerpo físico dejo de ser el templo sagrado para convertirse en la prisión que les recordaba lo finita y débil que su existencia era. 

 A pesar de ello, su cuerpo físico ha resguardado por siempre la Luz. Y durmiendo, muy en lo profundo de su ser habita la vibración de la Plantilla Divina que le pertenece a todo ser por derecho de creación. 

 Esa plantilla vibra con la luz del color y la información. Posee llaves que son representadas por  Códigos de Luz y al despertarse activa la frecuencia del Sonido primordial en el Ser. Ese sonido que lleva la vibración de la Consciencia Divina en el momento en el que surgió la creación de la cual todos forman parte. 

 Los Pilares de la Consciencia son esas llaves de geometría y color, cuyo propósito es despertar al ser humano de su sueño profundo y abrir la puerta para el reencuentro con su infinito potencial. 

 La Madre GAIA en este momento ha elegido este espacio y tiempo dentro del Universo para liberar y poner al acceso de la consciencia humana los Registros Planetarios y toda la Luz que había permanecido resguardada en su corazón. El ingreso a la Banda de Fotones del Universo facilita que la reactivación de la consciencia y los circuitos de la Luz pueda realizarse de manera colectiva, por ello, este es un momento y espacio clave para la humanidad. Las herramientas, la información y la Luz están a disposición de todo aquel que escuche el llamado que desde el corazón de GAIA se está emitiendo. 

 Es momento de recordar que en ese espacio la vida es UNO con el universo. Que usted son creadores y mas importante aún, ustedes son los guardianes de la Tierra. En su cuerpo se encuentran las llaves de acceso a la multidimensionalidad. 

 En Amor, la consciencia Elohim

 Tercer Pilar de la Consciencia: RESPETO

Canalización del Maestro Sanat Kumara

 Desde espacio le doy la bienvenida a cada ser que en este momento sintoniza con la Luz de esta frecuencia. 

 Abrimos la conexión con el corazón de la Madre Tierra y liberamos desde la energía de los guardianes Elohim la fuerza de este Tercer Pilar de la Consciencia, RESPETO.

 El respeto es una virtud Divina, pues representa la sabia y amorosa capacidad de verse a sí mismo reflejado en el otro. Es la empatía en su aspecto más iluminado. Sus antagónicos en relación a si mismo, es la vergüenza y en la relación a los demás, es la crítica. 

 Tanto la vergüenza como la crítica surgen de la consciencia de separación. 

 Esos aspectos poco iluminados de lo que son las virtudes Divinas que corresponden al ser esencial, habitan en la llamada sombra. Es decir habitan en esa parte de sí mismos que ha sido creada a consecuencia del miedo y el dolor que ha experimentado.

 La sombra forma parte del ser y es el aspecto del ego que vive en la separación. Su función es sostener la dualidad y darle vida en tu consciencia. La sombra forma parte de la Luz y se despierta a medida que el péndulo de la existencia se balancea hacia las zonas menos iluminadas de la galaxia. Sin embargo, en este momento la Tierra y el Sistema Solar, se encuentran completamente  sumergidos en la banda de fotones, generando la oportunidad para que la Luz y la sombra se integren.

 Y no solo eso, imagina que los ciclos galácticos corresponden a la Ley del Ritmo. Todo está en movimiento, se oscila a través del universo. La existencia sigue ese ciclo en el cual ingresa y sale de la Luz. Con cada ciclo la luz y la sombra se unen al ingresar al día galáctico y se separan al ingresar a la noche galáctica. Tanto el día como la noche galáctica representan a la Luz y la oscuridad de una forma cósmica en la cual no hay antagonismos, sino complementariedad. Lo que permite que la evolución de la consciencia y la existencia puedan manifestarse a través de los aspectos polarizados de la creación.

 En cada era de Luz esa unificación permite  que ambos aspectos se actualicen y se nutran mutuamente,  Abriendo la posibilidad para un salto evolutivo cuantitativo, que no puede suceder en la era de la noche galáctica pues es en esa era en la que ambos deben vivir sus experiencias desde la individualización. Por naturaleza de la evolución el día galáctico convoca a la Unidad, mientras que la noche convoca a la experiencia de la polaridad.

 ¿No les parece curioso que en los últimos tiempos las memorias de vidas pasadas en las que vivieron la oscuridad se hayan despertado?

¿No les parece curioso que en este tiempo su ego se ha hecho sumamente visible y la vida les ha puesto situaciones que les llevan a la necesidad de aceptar esos aspectos menos iluminados?

 Estamos viviendo la era de la Luz y con ello, llega el momento de crear la integración de la luz y la sombra en el interior.

 Esa integración se logra a través del Amor, pero, una parte fundamental de la integración se logra a través del Respeto.

Y es que, cuando encuentras el Respeto hacia ti mismo y hacia los demás se abre la posibilidad de abrazar la vida, las historias y los momentos desde un desapego muy profundo.

 El respeto te permite liberarte de la necesidad de controlar. Es cuando te liberas del apego y el control que se abre la puerta del perdón y entonces, puede ocurrir la reconciliación de aquello que otrora parecía antagónico. 

 Respetarte a ti mismo, tu lugar, el espacio que ocupas, la misión que vienes a sostener. Respetar a los demás por lo que son, por el lugar que ocupan y la misión que vienen a sostener, son poderosas llaves hacia la iluminación de la consciencia. Pues el respeto conduce al no juicio, lo que abre la puerta del Amor.

 Es importante comprender que lo fuiste e hiciste no lo puedes cambiar, forma parte de tu historia, sin embargo si puedes respetar esa parte de tu historia y crear de una forma diferente, tomar otros caminos, pues es finalmente lo que te ha conducido al momento presente. 

 No puedes cambiar a los demás, sus decisiones y caminos. Además, realmente no te corresponde, ni siquiera con tus hijos. Cada ser humano es único y especial, cada uno fue dotado con libre albedrío y pies para caminar el Sendero que desee caminar. Los árboles son creados igual, pero cada uno crece de manera diferente y esa es la belleza de la existencia, la infinita diversidad que hace que el universo sea lo que es. 

 Respeto se encargara de limpiar y liberar las articulaciones de la cadera. En esta zona se almacenan las energías y las memorias relacionadas con la sexualidad y especialmente con la vergüenza. Es la zona donde tu cuerpo ha resguardado todo aquello que te avergüenza que se sepa de ti. Tus secretos más profundos están ahí. La energía que limpiara esa zona es el Rayo Coral.

Este rayo representa a la conciencia Cristica y es el rayo de la integración de la luz y la sombra. Lo femenino y lo masculino.

 Con amor desde el corazón solar , SANAT KUMARA 

 

respeto

 

Descarguen la meditación aquí:  DESCARGAR MEDITACION

Para descargar la meditación, sigue estos pasos:
1. situar el cursor del mouse sobre el enlace
2. dar un click derecho
3. seleccionar la opción “guardar enlace como” o “save link as”

Visualiza aquí el video de la Meditación

Infinita Gratitud a Ivan Vilches “Holocosmic” por crear la música especialmente para estas meditaciones!

 

 

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.

TOP