Frecuencia Crystal Zafiro 

 

crystal zafiro

 

Los Códigos Zafiro me fueron transmitidos por 5 Tortugas cuya historia se remonta a Lemuria. Esta conexión se inicio después del 11.11.11, el 31 de Diciembre del 2011 sentí una fuerte conexión en mis chakras superiores y a través de la visión interior comencé a ver a las Tortugas conduciéndome hacia un Santuario de 13 Piedras monolíticas, que ella llamaron “El Santuario del Rayo Zafiro”

La fuerza de los Códigos Zafiro radica en la energía del Rayo Azul Zafiro.

Este es un potente Rayo cuya frecuencia es la fuerza creadora de los entramados galácticos conocidos como Rejillas Planetarias. Todo el campo electromagnético tanto de la Tierra como del Ser Humano esta tejido por filamentos luminosos de Rayo Azul Zafiro.

La fuerza del rayo azul zafiro es un impulso natural de la creación. Este rayo constituye la forma y la energía de las rejillas y entramados electromagnéticos tanto planetarios como universales y en su fuerza se sostiene la información ordenada que reacomoda todo aquello que resuena en disonancia con la fuerza creativa amorosa del Universo.

La potencia del Rayo Azul Zafiro es el ORDEN y la alineación de las frecuencias distorsionadas. A través de su frecuencia el ego se recalibra alineando a la persona a la verdadera esencia interior. Por lo tanto los Códigos Crystal Zafiro reordenan el campo electromagnético sintonizándolo con el cuerpo de Luz a través de la liberación y re calibración de viejas estructuras de comportamiento.

Las tortugas son una raza cósmica que ha estado presente en la tierra desde tiempos muy antiguos. Son guardianas de la sabiduría resguardada en las piedras y en sus caparazones almacenan mapas cósmicos de memorias e información.

Su sabiduría proviene de antiguos códigos éticos cuyas bases son el fundamento de la estructura cósmico ética. Representan los antiguos preceptos de los Guerreros de la Luz cuya fortaleza se sostiene en la fuerza interior del corazón y no en la destreza y fuerza física. La sabiduría de las Tortugas y la conciencia que ellas nos transmiten nos permite trascender las ilusiones del ego, fortaleciendo nuestro nexo con la verdadera esencia.

Las tortugas nos enseñan que el ego es solamente la ilusión que hemos creado para sostenernos en esta dimensión y crear una falsa plataforma de seguridad a través de la cual co-creamos las ilusiones de nuestra realidad. El ego es entonces una estructura ilusoria totalmente maleable cuya forma se forja desde la infancia. Si analizamos detenidamente nuestro comportamiento habitual podremos percatarnos de que, la mayor parte del tiempo estamos actuando en base a nuestro ego como niños temerosos y heridos. La mayoría de las veces tratamos de resolver nuestros conflictos desde la inmadurez espiritual, nos desenvolvemos a través de la vida como niños heridos y temerosos jugando a ser adultos sin darnos cuenta de la gran parte de nuestras vivencias las enfrentamos desde el ego, que no es otra cosa mas que un niño herido disfrazado de una fuerza tan débil que fácilmente se destroza ante las experiencias de la vida.

 

Con amor, KAI

 

TOP